sábado, 12 de septiembre de 2009

En el estudio: II - emulando

Escucho muchas veces hablar maravillas de programas como Amp Farm, Guitar Rig, Amplitube, pods y demás.

He realizado la experiencia de grabar en un estudio mi guitarra utilizando varios de los equipos que estos programas o aparatos dicen emular y simultáneamente procesarla con sus respectivas emulaciones para realizar la comparación y la diferencia es abismal.

Cierto es que también es abismal el costo del estudio que me permite grabar con un Marshall mas un Vox a todo volumen (mas probablemente el alquiler de estos equipos) al de grabar por línea en casa y procesar emulando luego.

Por otra parte si bien los emuladores de hoy día pueden emular las características tímbricas y tonales de equipos y efectos de manera bastante convincente, tienen una gran limitante que posee todo equipo digital y es su incapacidad de manejar los desbordes. Esto hace que sus circuitos vengan limitados y comprimidos para su protección y esto mata completamente la dinámica de toque. Como resultado el sonido será igual si toco suavemente que si toco fuerte.

Si bien puede parecer algo menor, pensándolo un poco es una de las cosas que más distingue a un guitarrista de otro, su toque personal, su pulsación, su forma de golpear las cuerdas. Es por este motivo que normalmente no soy amigo del uso de tales aparatos, ya que su fortaleza radica en su bajo costo, su practicidad (muchos sonidos en un pequeño artefacto) y su transportabilidad, a costa de perder en lo que hace a la personalidad sonora del instrumentista, es decir su arte.

Concluyendo como iremos viendo en muchos de los puntos de estas notas nos encontraremos siempre con el costo de una lado de la balanza contra la calidad del sonido en la otra. La decisión en cada caso dependerá de nosotros.

sillas de oficina
calderas roca
Llenadoras
Pesa Maletas
basculas
CuentaPiezas
piscinas
camisetas personalizadas
tiendas de muebles en barcelona
suplementos gimnasio

_____________

3 comentarios:

José GDF dijo...

Noto una gran diferencia cuando conecto mi guitarra directamente a un pequeño Marshall que tengo, y cuando la conecto a la tarjeta de sonido, con Amplitube o Rakarrack funcionando: un siseo de fondo insoportable... En el segundo caso.

Yo lo tengo claro, uso pedales y amplis reales para las distorsiones, y para emulaciones de altavoces y demás, recurro a la flexibilidad del software.

No conocía tu blog, me verás por aquí con relativa frecuencia, porque intento ser músico.

Un saludo.

Daniel dijo...

"tienen una gran limitante que posee todo equipo digital y es su incapacidad de manejar los desbordes. Esto hace que sus circuitos vengan limitados y comprimidos para su protección y esto mata completamente la dinámica de toque. Como resultado el sonido será igual si toco suavemente que si toco fuerte."
Nada mas lejos de la realidad.
Lo que pasa si sobrepasas el límite del conversor A/D de la tarjeta de sonido/pedal digital es que produces distorsión. Esto también le pasa a los amplificadores analógicos. El detalle es que la distorsión de los analógicos no es hard clipping, lo que en español significaría cortar la señal limpiamente en el punto donde se distorsiona, si no que producen mas bien un corte redondeado, especialmente en las válvulas.
Por lo tanto, lo que tienes que hacer, es que en lugar de meterle tanta señal al conversor analógico/digital como para que distorsione, tienes que bajar el volumen hasta que se pueda muestrear la señal completa, y luego en el DSP simular ese corte redondeado de la señal.
Lo dicho, a pensar, estudiar y experimentar antes de escribir.

Facundo López Burgos dijo...

Completamente de acuerdo con tu última frase.
Te recomendaría ponerla en práctica antes de publicar una definición de manual.